WWW.MARQUETTE.EDU
CAMPUS CONTACTS
SITE INDEX
Prospective StudentsCurrent StudentsAlumniParentsFacultyStaffMedia
AdmissionsMajorsProgramsAbout MarquetteResearchScholarshipAthleticsCareersGiving
Home | Login English
 
Definición de PNF

Filosofía de la PNF

Cómo funciona la PNF

Fisiología y anatomía reproductivas

Fases del ciclo menstrual

Conceptos básicos de hormonas, fertilidad y embarazo

Eficacia del método de Marquette
Método de PNF



Filosofía de la planificación natural de la familia

La sexualidad es una parte integral y buena de la vida humana. Cuando se usa con orden (de manera adecuada), la sexualidad no sólo da la vida, sino que integra y unifica las relaciones entre los seres humanos. Cuando se usa inapropiadamente (es decir, de manera desordenada), la sexualidad demora el crecimiento humano, destruye las relaciones y coloca al individuo a alto riesgo de contraer enfermedades o incluso la muerte. La sexualidad es ordenada cuando se manifiesta en forma modesta y casta (no genital o física) si se trata de personas que no están casadas, y en forma casta y física entre un hombre y una mujer que están casados uno con otro. El acto físico del coito (reservado únicamente para el matrimonio) es apropiado cuando es una expresión de amor abierta a la posibilidad de crear una nueva vida humana. Una relación genital entre una mujer y un hombre unidos en matrimonio es una expresión verdadera de amor en la que ambos se entregan totalmente uno al otro. La entrega total de uno mismo incluye dar y recibir el don de la fertilidad. Cualquier acción para suprimir, bloquear o destruir el don de la fertilidad o eliminar una nueva vida humana una vez concebida es un acto en contra del amor y la vida.

Aunque las parejas están llamadas a ser generosas con la nueva vida, hay momentos dentro de la vida matrimonial en que es prudente y responsable espaciar o limitar la cantidad de hijos. Una pareja casada discierne esta responsabilidad de una manera generosa e iluminados por la oración. Las razones serias para espaciar o limitar la cantidad de hijos pueden ser físicas (salud), psicológicas (salud mental), económicas (finanzas) y sociales. Esos motivos serios son determinados por la forma en que la pareja evalúa sus deberes hacia Dios, hacia ellos mismos, hacia su familia y hacia la sociedad, con un ordenamiento correcto de valores.

Cuando un matrimonio reconoce la necesidad de espaciar o limitar la cantidad de hijos, los medios para hacerlo deben fieles al amor, la integridad del acto sexual y el don de la fertilidad. Como tales, existen los momentos fértiles y los momentos infértiles en el ciclo mensual de la mujer. La planificación natural de la familia es un medio que permite a la pareja aprender a monitorizar el ciclo mensual de la mujer, y a interpretar los síntomas naturales que indican cuándo es fértil o no. Si la pareja tiene serios motivos para evitar el embarazo, entonces pueden abstenerse periódicamente de practicar el coito y tener contacto genital durante los períodos fértiles del ciclo. Durante este período, las parejas enfrentan el desafío de expresar su intimidad en formas no genitales, entre ellas, a través de encuentros espirituales (oración), físicos (caminar juntos, abrazarse uno al otro), intelectuales (compartir un buen libro), comunicativos (hablando de las necesidades, deseos y temores de cada uno) y emocionales (llorar, reírse). Aunque esto puede resultar difícil y a veces parecer imposible, Dios nunca pide lo imposible y acompañará a la pareja en esos momentos de manera especial.

Lejos de dañar el amor conyugal, la práctica de la PNF y la abstinencia periódica realmente confieren a la vida matrimonial un valor humano más alto. Entre los muchos beneficios de practicar la castidad en el matrimonio y utilizar la PNF se incluyen la comprensión más profunda de la fertilidad humana, una mayor comunicación, el autocontrol de los deseos sexuales, una generosidad más amplia hacia la creación de nueva vida y una actitud abierta hacia el cumplimiento de la voluntad de Dios.

 



This Site was made possible
by a generous donation from
Our Sunday Visitor Institute
  • Bookmark this page: